AURYN

Por fin tenía en mis manos un libro electrónico. Respiré, conté tres y lo encendí. Una luz lo inundó todo y noté cómo mi cuerpo se fundía y me arrastraba hacia el interior de la pantalla. Me encontré rodeado de arena, en una especie de desierto. No había cielo, ni sol, solo una luz cegadora…

Read More